sábado, 11 de agosto de 2012




Honduras
Grado de desnutrición aguda aumenta tres puntos porcentuales

El Paraíso, Choluteca y Valle son tres, de los 13 departamentos de Honduras mayormente afectados por las sequías, donde además se incrementó los precios en los productos básicos ante su escasez. Se estima que el precio del fríjol, maíz y maicillo aumentó en un 40% a partir de la crisis alimentaría que se vive en este país desde julio del año pasado. De acuerdo a estimaciones del PMA aproximadamente unas 65,805 familias han sido afectadas por la pérdida de las cosechas, las cuales suman aproximadamente 135,064 toneladas métricas de cosechas pérdidas. Con la carencia de los productos básicos para la subsistencia de estos agricultores, la crisis de salud se ha hecho evidente. Según los resultados de la segunda evaluación rápida nutricional realizada en septiembre por UNICEF, Cruz Roja y otras organizaciones, el grado de desnutrición aguda aumentó tres puntos sobre la evaluación inicial efectuada en julio, ubicando en 5.9% en algunas de las comunidades de los departamentos de Choluteca y Paraíso.
Hasta el momento no se han reportado muertes por desnutrición aguda, sin embargo los datos estadísticos indican que seis meses después de iniciada la crisis de alimentos en Honduras, la situación nutricional en la población infantil específicamente, en los sectores más vulnerables, la situación tiende a complicarse, debido a incremento mensual de desnutrición aguda de un punto porcentual aproximadamente, en los últimos tres meses, en comunidades de Choluteca y El Paraíso.
Para la segunda siembra del 2001, las cosechas de fríjol diminuyeron considerablemente. Si bien las lluvias llegaron y previamente se labró la tierra y se sembró las semillas donadas por la Cruz Roja Hondureña, la garantía de éxito difiere de plantación y plantación. "Hay casos donde los campesinos pudieron cosechar un promedio de 14 quintales de fríjol, cantidad que les permitirá resistir hasta la próxima cosecha que se espera llegará entre Agosto - Septiembre del 2002. Pero hay otros casos, que con suerte lograron llenar 3 quintales de fríjol, es decir, que tendrán alimento para máximo tres meses." Según lo expresó Alonso Sánchez, agricultor que recibió semillas y fertilizantes de parte de la Cruz Roja Hondureña, como parte del programa de ayuda humanitaria que benefició a 1.514 agricultores de los departamentos de Choluteca y El Paraíso.
A pesar de que las sequías y la crisis alimentaría producida por este tipo de fenómenos naturales no son temas comunes en esta región del mundo - que desafortunadamente ha sufrido desastres catastróficos, como fue el huracán Mitch que afectó aproximadamente a 1.5 millones de Hondureños - la respuesta e interés demostrada por Cruz Roja Hondureña permitió que en los primeros meses de iniciado este problema, un total de 2.422 familias se beneficien de Ayuda humanitaria en alimentación. Acumulándose un total de entre agosto de 2001 y enero de 2002 de 7,700 familias beneficiadas (46,200 personas Aprox.)
El Instituto de Metereología Nacional ha pronosticado que el fenómeno de El Niño provocará una fuerte y prolongada sequía en Honduras, lo que amenaza las cosechas agrícolas y cultivos de subsistencia de los campesinos. Honduras enfren
déficit de 1/3 del total de la producción agrícola. Además, hay que considerar que la crisis en el precio del café, ha generado muy pocas fuentes de empleo en el sector agrícola, situación que se mantiene desde hace 2 años
El Mayor Problema de la Niñez de Honduras
La desnutrición es una enfermedad causada como resultado de una ausencia o deficiencia en la dieta de uno o más nutrientes esenciales siendo, en sus diversas formas, la más común de las enfermedades. Si bien puede presentar un estado crítico que puede llevar a la ceguera y la discapacidad mental, sino la muerte, puede presentarse en una fase no crónica, donde las complicaciones asociadas a la desnutrición pueden verse fatalmente ignoradas.
...... por ejemplo, el número de personas desnutridas aumentó en 27 millones en el África Subsahariana durante la última década del siglo XX. Estos escalofriantes números van asociados a la pobreza de las naciones donde el número de personas bajo el umbral de la pobreza ronda alrededor de los mil millones de personas en el mundo, situándose casi la mitad de ellos en Asia Meridional y una tercera parte en el África Subsahariana.
Qué porcentaje de desnutrición hay en Honduras?
36 por ciento con tendencia al incremento. Según los parámetros de la Estrategia de Reducción de la Pobreza (ERP) lo que se había visualizado para el 2015  que la desnutrición disminuiría en un 17 por ciento, pero lastimosamente ha ido en ascenso. Estudiamos una estrategia de lucha contra la desnutrición crónica que está planteándose junto al Ministerio de Salud y otras organizaciones para que se introduzca el tema de la desnutrición aguda dentro de la estrategia de país. No sólo debe ser de una fundación o unidad, todos debemos involucrarnos. La desnutrición es una enfermedad causada como resultado de una ausencia o deficiencia en la dieta de uno o más nutrientes esenciales siendo, en sus diversas formas, la más común de las enfermedades. Si bien puede presentar un estado crítico que puede llevar a la ceguera y la discapacidad mental, sino la muerte, puede presentarse en una fase no crónica, donde las complicaciones asociadas a la desnutrición pueden verse fatalmente ignoradas.
Los números llegan a niveles tan elevados que se sabe que unos seis millones de niños mueren por desnutrición cada año y cada día 25,000 personas fallecen víctimas del hambre y la pobreza. Esta situación ha llevado a tomar medidas, las cuales han sido exitosas en países como China, Indonesia, Vietnam, Tailandia, Nigeria, Ghana y Perú, aunque apenas mejorando el promedio mundial debido a la precaria situación en otras zonas del mundo.
Lo importante es establecer la comparación en relación al territorio hondureño, dado que este último aparentemente pasa a un segundo plano. Países con una situación tan extrema opacan la situación en países como el nuestro, haciendo aparecer la desnutrición como una adversidad en segundo plano (ver tabla 1).
Parametros
Honduras
Observación
Población desnutrida (%)
20
Congo 75% (8 países superan 50%)
Menores de 5 años con peso inferior a la media (%)
17
Bangladesh, Nepal 48% (11 países superan 40%)
Menores de 5 años con estatura inferior a la media (%)
29
Yemén 52% (22 países superan 40%)
Niños al nacer con peso inferior a la media (%)
14
Mauritania 42% (5 países superan 30%)
Tasa de mortalidad en menores de 5 años (por cada 1000 nacidos vivos)
42
Sierra Leona 284 (8 países superan 200)
Mortalidad debida a maternidad
220
Rwanda 2300 (7 países superan 1500)
Esperanza de vida al nacer (años)
68.9
Zambia 32.4 años (3 países no llegan a 35 años)
Tabla 1. Parámetros de salud de Honduras en comparación con otros países del mundo

América Latina muestra números que, aun no siendo tan críticos, son lo suficientemente preocupantes como para llamar la atención. En el continente hay más de 10 millones de niños menores de 5 años (un 21% del total) que muestran signos de desnutrición. Según estadísticas de la CEPAL asociadas al cumplimiento de la meta del milenio en materia del hambre, 9 de los 22 países, entre ellos Honduras, probablemente no lograrán reducir la tasa de subnutrición a la mitad. En relación a la desnutrición infantil, Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua serán los únicos 4 países latinoamericanos que no superarán la meta establecida. La ayuda internacional se vuelve clave antes que la desnutrición tome un rumbo cuya curación requiera un esfuerzo inusitado.
El problema se agudiza debido a la desigualdad imperante, tanto en la distribución de la riqueza como en el acceso a los recursos, lo que convierte a Honduras en un país con zonas en franco desarrollo y, a la vez, por amplios territorios en condiciones negativas extremas. Según la ERP, la tasa de pobreza para el 2004 fue de un 64%, donde un 45% se refería a pobreza extrema, datos que están lejos de cumplir con los objetivos del programa. El 60% de los hogares tiene por lo menos una necesidad básica insatisfecha y, en el caso de la población infantil, la desnutrición en el país se acerca al millón de niños menores de 15 años en estado de desnutrición, o sea 1 de cada 3 de ellos.
Es tal la magnitud del problema que, a pesar que se estimó que durante el 2003 el Programa de la Merienda Escolar llegó a más de 600,000 niños, las cifras apenas han cambiado. Esto es indicativo del esfuerzo conjunto que hay que realizar para llevar la desnutrición a niveles deseables.
Habiendo tocado el tema de la desigualdad, el gráfico 1 muestra la cantidad de municipios cuya proporción de población infantil desnutrida representa un valor muy alto dentro de la población. Si bien el estudio sólo incluye a los niños entre 7 y 9 años (utilizados para el cálculo del IDH), este estadístico es un buen indicador del parámetro de población que incluye a otras edades.
Se puede observar en un panorama inicial la preocupante situación del occidente del país (Intibucá, Lempira, Ocotepeque, Copán y La Paz), lugares en condición precaria y acceso
limitado. Si bien el occidente presenta una situación tan frágil, el resto del país no es inmune a este mal. Es más, si ya ponderamos cada municipio según la población que posee, se llega a la conclusión que si bien el occidente del país es una vasta zona en condiciones alarmantes de desnutrición, los cinturones de miseria de los que se compone el Distrito Central, hacinados de gente de escasos recursos, representan el número más grande de personas en condiciones de desnutrición que en cualquier otro sector del país.
Por ello la ubicación de la Sala de Nutrición del Hospital Materno Infantil resulta estratégica en el sentido que puede abarcar a un amplio segmento de la población para así iniciar una ofensiva efectiva y continua. La tasa de desnutrición se ha mantenido casi constante durante los últimos años en el Distrito Central y si bien la vulnerabilidad alimentaría es bastante baja (y más aún si se le compara con el occidente del país), la marginalidad y pobreza son suficientes para resaltar la importancia del proyecto, punto de partida para buscar ser un factor de impacto en todo el territorio nacional.
Por ello, dada la premura de la necesaria curación de la enfermedad, se deberá tener un enfoque en la prevención y, en este sentido, confrontar este mal desde su raíz; la promoción de la salud será un punto de partida importante para fomentar una cultura que mejore las condiciones de salubridad locales antes de quedar atrapados en punto sin retorno.
Unas 700.000 personas podrían pasar hambre en Centroamérica a causa del fenómeno de ‘El Niño’
La llegada del fenómeno de ‘El Niño’ a Centroamérica podría traducirse en una nueva sequía que, con la destrucción de cosechas, llevaría el hambre a unos 700.000 personas. Guatemala y El Salvador serían los países más afectados.
Canal Solidario Catalunya (01/03/2002)
El hambre podría volver a muchas familias de Centroamérica en los próximos meses si no se ponen en marcha medidas preventivas. Según las autoridades oficiales, la llegada del fenómeno de ‘El Niño’ a la región podría provocar una nueva sequía y destruir numerosas cosechas, lo que llevaría el hambre a cerca de 700.000 centroamericanos, sobre todo en Guatemala y El Salvador.

Como explica el director regional del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Francisco Roque, la situación más crítica tendría lugar durante este mes de marzo en Guatemala, donde unas 170.000 personas se verían afectadas, muchas de ellas menores de edad. De ahí la importancia y la necesidad de que los gobiernos tomen las medidas necesarias para disminuir las consecuencias de la posible sequía.

En la actualidad, todavía se notan las consecuencias de la gran sequía que el pasado año afectó a El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, también a consecuencia de las condiciones atmosféricas locales. Esta situación llevó al Programa Mundial de Alimentos, en julio de 2001, a llamar a la comunidad internacional para que aportara ayuda de emergencia para paliar la hambruna que sufrieron miles de personas en Centroamérica, al tiempo que el portavoz de Naciones Unidas en la región, Jordan Dey, alertaba de que la sequía había causado “los peores estragos a los campesinos después del huracán Mitch”.

Este año, ‘El Niño’ causaría una sequía mucho más severa que la del año pasado, según el secretario general del Comité Regional de Recursos Hidráulicos del Istmo Centroamericano, Max Campos, quien ha destacado la necesidad de que los gobiernos miembros del Comité empiecen a poner en marcha medidas preventivas, sobre todo en Guatemala y el Salvador.

Desnutrición infantil en Honduras

De momento, el Gobierno de Honduras ya ha anunciado que invertirá unos 73 millones de euros para atender a la población de las provincias que podrían resultar más afectadas por ‘El Niño’, informa Europa Press.

En este país, la desnutrición infantil ha aumentado en el último año de manera importante, ya que muchos campesinos perdieron sus cosechas a causa del último fenómeno de ‘el Niño’. Según un estudio de Cruz Roja Internacional, durante los meses de julio a noviembre de 2001 la desnutrición aguda en los niños de Honduras aumentó de un 2,7% a un 5,9%. Esta ONG también ha alertado de que, en los departamentos hondureños más afectados, seis de cada cien pequeños sufren desnutrición aguda, o lo que es lo mismo, que no reciben una dieta suficiente para alimentarse.

Como explican desde el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la escasez de alimentos ha provocado la subida de los precios de productos como el frijol, el maíz y el maicillo, básicos en la dieta de la mayor parte de los campesinos. En esta línea, la falta de alimentos también afecta al rendimiento escolar y laboral y puede causar dos tipos de desnutrición entre la población: la desnutrición aguda, provocada por el escaso consumo de alimentos en un período corto de tiempo; y la desnutrición crónica, que aparece cuando la persona consume pocos alimentos en un período largo de tiempo.

Honduras, una nación centroamericana de bajos ingresos y déficit alimentario, es el tercer país más pobre de América Latina y el Caribe. Desastres naturales recurrentes –el huracán Mitch (1998), inundaciones (2000, 2001 y 2005), sequías (2001 y 2004)—regularmente afectan a la población más vulnerable.
Uno de cada tres niños hondureños, menores de 5 años es víctima de desnutrición crónica. En algunas comunidades rurales en la parte occidental del país la desnutrición crónica alcanza hasta el 88%.
La pandemia del SIDA se está convirtiendo en una grave y creciente amenaza para el país. Se estima que 1.8% de la población vive con el VIH/SIDA.
El Gobierno de Honduras tiene una Estrategia Nacional para la Reducción de la Pobreza, de la cual la alimentación escolar es parte importantísima de su agenda.

El PMA en Honduras
Las operaciones del PMA en Honduras tienen por objetivo mejorar la seguridad alimentaria de la mayor parte de la población rural desfavorecida mediante actividades encaminadas a mejorar la salud y la nutrición.
La operación en Honduras se desarrolla mediante tres proyectos:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada